© eduardo warnholtz

  • Facebook

    360º de paranoia

1/2

La sensación de encontrarse en diversos lugares que uno suele habitar y no querer aceptar los 180 grados de visión periférica que nuestro ojo puede percibir, nos lleva a una situación totalmente fantasiosa de querer percibir los 360º que nos rodean; esto provoca creer que se puede ver el entorno total, lo cual se hace cada vez más difuso y ambiguo, pues en la medida que este proceso se agiliza, el lugar se torna más y más complicado, poco descifrable; tal parece que se puede ver con ojos en la nuca, y quien lo logra, sufre de paranoia.