¿Y EL CRÉDITO?