© eduardo warnholtz

  • Facebook

Viendo a Garrik –actor de la Inglaterra– el pueblo al aplaudirle le decía: "Eres el más gracioso de la tierra y el más feliz…" Y el cómico reía. Víctimas del spleen, los altos lores, en sus noches más negras y pesadas, iban a ver al rey de los actores y cambiaban su spleen en carcajadas.